Recensiones Bibliográficas. Julio GIL PECHORROMÁN.

B. Notables en busca de masas. El conservadurismo en la crisis de la Restauración.

← Volver al índice

I.- Situación de partida.

En los inicios del siglo XX el conservadurismo español, amalgama de diversas tendencias unionistas, ultramontanos o neocatólicos, romeristas, silvelistas y, después, puristas), firmes en el objetivo de mantener el sistema de turno con la liberales, han ido aproximando sus posiciones al adversario y tratan de asumir el movimiento regeneracionista surgido tras el desastre del 98. Pero, en todo caso, al igual que sus oponentes los liberales, sigue siendo un grupo de notables preocupados por mantener sus respectivas clientelas, basándose en el sistema caciquil imperante.

Lo cierto es que al inicio del siglo XX se había producido un hecho nuevo, el de la promulgación del sufragio universal masculino, lo que obligaba a integrar en sus respectivas clientelas no sólo a la clase media sino, también, a las clases populares, novedad que obligaba a reorientar una política de corte oligárquico, lo que se hacía más patente con la difusión de las ideas regeneracionistas de modernidad.

Así que aproximación ideológica a los liberales, necesidad de incorporar a su clientela a las clases populares y tendencia desarrollista del regeneracionismo son los tres vectores que condicionarán el próximo devenir de los conservadores.

Estas tensiones originan la fractura del conservadurismo español, en el que se percibe, por un lado, una línea basada en la confesionalidad, que incluye a los carlistas, en la que afloraron tendencias  militaristas, que no tuvieron éxito hasta Primo  de Rivera y, de otro lado, la tendencia liberal-conservadora de Silvela, Dato y Maura, que llegaría al Gobierno de la Nación y establecería, en las postrimerías del siglo XIX y en el primer decenio del siglo XX), una tendencia reformista, en congruencia con el regeneracionismo imperante (reforma de la Administración, descentralización regionalista, desarrollismo económico y reforma fiscal, innovación electoral y eliminación del sistema caciquil y reformas sociales).

Advierte el profesor Gil Pechorromán, en el trabajo que recensiono, que la propia estructura del conservadurismo político, formada por políticos profesionales, en muchos casos oligarcas con plena independencia económica, que gestionaron la reforma desde arriba, con su inevitable concepción elitista, y no por un bloque compacto que representara fielmente al conservadurismo de la clase media española, hizo estéril el esfuerzo renovador.

Naturalmente, no acabaron con el caciquismo, clave del propio sistema de turno. Cuando Maura ensayó, en el año 1903, la celebración de unas elecciones honradas, percibió que el sistema de turno ocultaba el mayor peso electoral de las izquierdas, razón por la que se preferiría un sistema organicista, estamental, en el que la élite tradicional asumiera el poder.

Maura no asumió la oposición a su política sino como una cuestión de orden público, cuyo hito más relevante sería la semana trágica de Barcelona de 1909, lo que hacía patente la presencia de una izquierda potente extramuros del sistema.

La “revolución desde arriba”, ideal del conservadurismo fracasó.

Texto íntegro:

Descarga en PDF:
B. Notables en busca de masas. El conservadurismo en la crisis de la Restauración.

← Volver al índice

Comentar

Recensiones Bibliográficas. Pedro Carlos González Cuevas.

A. Historia de las derechas españolas. De la Ilustración a nuestros días.

← Volver al índice

Con la recensión de los capítulos V a VIII del libro reseñado, se trata no sólo de compendiar su contenido sino, también, de incorporar una evaluación personal al mismo, aportando las justificaciones que soportan los criterios expuestos, sean confirmatorios o críticos a los del autor.

Se trata, en definitiva, manteniendo el criterio discursivo del autor, de esquematizar las tesis expuestas, comentarlas y, en su caso, criticarlas, naturalmente, de manera muy escueta, ofreciendo una visión personal de los hitos que a los que el autor hace referencia.

Texto íntegro:

Descarga en PDF:
A.- Historia de las derechas españolas. De la Ilustración a nuestros días.

← Volver al índice

Comentar

Trabajos monográficos

9. Los Pactos de la Moncloa

← Volver al índice

I.- INTRODUCCIÓN METODOLÓGICA

El presente trabajo trata de describir el iter negocial que dio como resultado los Pactos de la Moncloa y de valorar la intervención de sus distintos protagonistas, directos e indirectos, así como concluir sobre sus características y sobre su impacto en la realidad social y política de la España de la época.

Como fuentes primarias voy a disponer de los archivos tanto de la Fundación Francisco Largo Caballero, de la UGT, como de la Fundación 1º de Mayo, de CC.OO. En la C.O.E.E se carece de un fondo específico en sus archivos, referido a los pactos de la Moncloa aunque dispone de una publicación, conmemorativa de los 20 años de su firma, en la que diversos agentes sociales hacen balance de aquellos acuerdos.

Como fuentes secundarias haré el seguimiento realizado por los medios de comunicación escrita, tanto de la prensa de las dos centrales mayoritarias (BOLETIN de la UGT y GACETA DE DERECHO SOCIAL de CC.OO.) como de la prensa de información general aunque, fundamentalmente, me guiaré por dos diarios de ámbito nacional, El País, de corte socialdemócrata, y Diario 16, de corte liberal, evitando las reiteraciones que supondría acudir a otros medios de la época.

Por último me apoyaré en la bibliografía de historia económica de la época, en la que se describen y valoran los pactos que interesan al presente trabajo.

Texto íntegro:

Descarga en PDF:
9. Los Pactos de la Moncloa

← Volver al índice

Comentar

Trabajos monográficos

8. Salidas al franquismo o tipos de transición a la democracia

← Volver al índice

I.- INTRODUCCION

En el presente trabajo se trata de explorar las diversas posibilidades que, a lo largo del tiempo, se presentaron para dar salida al régimen del general Franco, bien referidas a las vías de salida que el propio régimen se daba, naturalmente, con vocación de perpetuación como las que pudieron proponer las fuerzas de oposición.

Para desglosar las distintas posibilidades que se presentaban como salidas al franquismo planteo el siguiente esquema: En primer término establezco los dos puntos de partida alternativos e incompatibles que podían darse, el derrocamiento del régimen, antes del fallecimiento de Franco, con la consiguiente promulgación de la III República o la instauración de la “Monarquía del 18 de Julio”, que era la solución legal prevista al fallecimiento del general Franco.

En segundo lugar y conocida la solución al punto de partida que se concreta en la “Monarquía del 18 de Julio”, por no producirse el derrocamiento del régimen, desgrano las tres alternativas posibles ante tal situación: la inmovilista, la reformista y la rupturista.

A.- Inmovilista. “Después de Franco, el franquismo”, que a su vez se desdoblaba en dos posibilidades:

1ª.- De ratificación del régimen del 18 de Julio en todos sus extremos, protagonizada por Girón de Velasco y los excombatientes

2ª.-  Evolucionista no reformistas, encabezada por Arias Navarro y Fraga Iribarne, que tendría su oportunidad efectiva al fallecimiento del general Franco.

B.- Reformista. encabezada por Adolfo Suarez y Fernandez de Miranda, que representó la segunda alternativa ensayada por el Rey, que tendría el éxito conocido.

C.- Rupturista, defendida por la oposición clásica al régimen (comunistas y socialistas) y por la oposición templada al mismo  (liberales, democristianos y socialdemócratas) hasta que éstos últimos se unieron a la operación reformista de Adolfo Suarez en la UCD.

En 15 folios no es fácil desplegar este esquema, de modo que trataré de hacerlo lo más sintético posible, eludiendo comentarios que no fueran imprescindibles.

Texto íntegro:

Descarga en PDF:
8. Salidas al franquismo o tipos de transición a la democracia

← Volver al índice

Comentar

Trabajos monográficos

7. Denuncia e infiltración en el sindicato vertical

← Volver al índice

I.- Introducción

En los años 50 el PSOE y el PCE adoptan posiciones divergentes en materia de oposición al franquismo, desde la vía sindical. El PSOE apuesta por la revitalización de su sindicato hermano la UGT, mientras que el PCE opta por abandonar los sindicatos clásicos.

La política del PSOE requiere una estrategia combinada entre los militantes del exterior y del interior (no existía una clara distinción entre PSOE, UGT y juventudes socialistas) para revitalizar la UGT, pero la acción de oposición frontal tiene el inconveniente del alto riesgo de caídas de sus activistas, como ocurrió en la huelga de mayo de 1947 y en las huelgas de 1957 y 1958, tensión que se agravaría en los años 59 a 61, 62 y 63 y 68 a 71.

El criterio de la UGT era que la no contaminación con la organización sindical franquista le otorgaría legitimidad moral tanto en el ámbito obrero como empresarial, facilitando convenios colectivos de empresa, ajenos al sindicato oficial, aunque no de sector. UGT apoyó la abstención en las elecciones sindicales, con bastante éxito. Este mismo criterio, de lucha desde el exterior a la organización sindical franquista, lo mantuvo la CNT.

Por su parte el PCE, aprovechando la ley de Convenios Colectivos de 1958, inicia maniobras de entrismo en la organización sindical franquista (CNS u OSE), aprovechando la ocupación de puestos sindicales a partir de las elecciones de 1963 y más claramente en las elecciones sindicales de 1966, pues era manifiesta la tolerancia para la participación de los entonces “ilegales”, cuya pretensión era heredar la estructura y medios de la OSE. En el año 1967 se celebraría la primera Coordinadora General de CC.OO., porque CC.OO. nació de manera espontánea, apoyada por el PCE, creándose comisiones de fábrica o de empresa.

Esta misma estrategia del entrismo utilizaría la USO, nueva organización sindical de tendencia social cristiana.

CC.OO. actuaba tanto desde dentro de la CNS como desde fuera, en acciones de lucha obrera directa, sufriendo graves caídas en las movilizaciones de 1968 a 1971.

Para UGT el entrismo no era sino colaboracionismo, contradictorio con la estrategia de denuncia ante los organismos internacionalistas, además de que revitalizaba a los propios sindicatos franquistas, de aquí que planteara la necesaria unidad de acción sindical mediante la organización de tres niveles de participación de los trabajadores en las decisiones que les afectaran: Asambleas de trabajadores, Comités de fábrica y Plataformas reivindicativas unitarias, instancias ajenas y contrarias a la legalidad sindical y alternativa a la estrategia de CC.OO., aunque no contradictoria porque, de hecho, se produjo en ocasiones la  unidad de acción sindical, porque CC.OO. también desarrollaba la acción sindical externa al sindicato oficial, partiendo de que cuanto más amplia fuera la plataforma más fácil sería la acción huelguista.

Para CC.OO. no era incompatible penetrar en el tejido de la CNS y, a la vez, orquestar su desprestigio, porque de lo que se trata de incrementar la eficacia de oposición al régimen.

Es obligado señalar, en esta introducción, que durante la dictadura de Franco, la lucha obrera representaba tanto la acción sindical de carácter reivindicativo, en sentido clásico, como la acción política de acoso y derribo al régimen.

También es necesario establecer que mientras que la UGT mantenía el criterio de acción sindical unitaria, CC.OO. y las propias organizaciones sindicales internacionales favorecía la unidad sindical, como mejor instrumento de acción sindical y política en un entorno desfavorable como era el de la dictadura.

Por último y también como cuestión previa, es de señalar que la acción de los sindicados, durante este periodo, se concreta en dos líneas de actuación, claramente diferenciadas:

a) Oposición al franquismo, desde dentro y desde fuera de la Organización Sindical Española (OSE).

b) Denuncia ante los organismos internacionales en los que las organizaciones clandestinas tuvieran voz.

Ambas estrategias serían, al decir de Santos Juliá, “el elemento catalizador de la agonía del franquismo residual”.

 

Texto íntegro:

Descarga en PDF:
7. Denuncia e infiltración en el sindicato vertical

← Volver al índice

Comentar

Trabajos monográficos

6. Valoración de despachos e informes de la embajada americana en Madrid (1956-1970), en la Guerra Fría

← Volver al índice

I.- La Guerra Fría, en el periodo 1956-1970.

Desde la perspectiva global de la Guerra Fría, en el periodo 1956-1970 en que se publican los despachos e informes comentados, los Estados Unidos trataban de compaginar su exigencia de una política defensiva firme aunque prudente, con la vocación de distensión de las potencias de la Europa occidental, impactadas por la cara pacifista que la URSS presentaba, por lo que se buscaba ordenar la política defensiva occidental en Europa, integrando en la misma a la Alemania Federal, lo que, en sí mismo, constituía una agresión política al bloque comunista.

Esta política de firmeza y distensión, tuvo, naturalmente, situaciones críticas, como las relativas a la construcción del Muro de Berlín en 1961 o a la crisis de los misiles de Cuba en 1962, aunque a partir de 1964, con la aparición en escena de Brezhnev, se abrirían importantes posibilidades para la consolidación de una política de distensión que no llegaría a hacerse realidad, siempre con la permanente doble preocupación: la posición de Alemania en el centro de Europa (unida vs separada) y las políticas expansionistas de la URSS, que tendría su culmen en la intervención militar en Afganistán en el año 1979, asestando un golpe definitivo al proyecto de distensión.

Así que, en el periodo que nos interesa, 1956-1970, puede establecerse que para los Estados Unidos la preocupación por la seguridad en el entorno europeo y mediterráneo era grande pues el discurrir de la Guerra Fría, basado en la mutua desconfianza, exigía establecer una solida estructura defensiva, de manera especial, en Europa y en el Mediterráneo.

Texto íntegro:

Descarga en PDF:
6.- Valoración de despachos e informes de la embajada americana en Madrid (1956-1970), en la Guerra Fría

← Volver al índice

Comentar

Trabajos monográficos

5. El viaje de Eisenhower a Madrid en 1959

← Volver al índice

No ofrece duda alguna que el viaje del presidente norteamericano Dwight David «Ike» Eisenhower a España, el 22 de diciembre de 1959, supuso un espaldarazo al régimen del general Franco en momento de singular relevancia, tanto para la situación internacional de Guerra Fría, como para la situación del régimen de Franco que trataba de despegar económicamente, mediante la aprobación de un exigente Plan de Estabilización.

De modo que antes de entrar en el detalle de la visita del presidente americano a Madrid ha de pasarse revista a la situación de estos dos escenarios, el de la Guerra Fría y el de la situación del régimen del general Franco. Un buen reflejo de la situación de la Guerra Fría en aquél momento   puede ser un evento tan singular de fue la Conferencia Occidental de Alto Nivel que, coincidente con el viaje de Eisenhower a parte de Asia y a Europa, se celebró en París en las vísperas de aterrizar en España.

Por otra parte, para valorar la situación de España en la época es necesario poner de manifiesto el impacto que el Acuerdo de 1953, incluida su segunda fase ejecutada en 1959, produjo en la economía española pues, sin duda alguna, un análisis, siquiera sea somero, de la repercusión económica de tal Acuerdo de Amistad completará el escenario en el que ha analizarse la visita de Eisenhower a España.

En el presente trabajo utilizaremos como fuentes primarias los documentos del Archivo del Ministerio de Asuntos Exteriores y la prensa de la época, contenida en la Hemeroteca Nacional, y como fuente secundaria, la bibliografía que contiene la doctrina historiográfica de aquél hecho.

Texto íntegro:

Descarga en PDF:
5.- El viaje de Eisenhower a Madrid en 1959

← Volver al índice

Comentar
Páginas de historia contemporánea de España

Trabajos monográficos

4. El papel de Alfonso XIII en el sistema político

← Volver al índice

I.- EL SISTEMA POLITICO DE LA RESTAURACION. I.1.- Antecedentes remotos; I.2.- restauración de monárquica de Alfonso XII; I.3.- El sistema político de la restauración: a) Visión general de la Restauración; b) fases de la Restauración; I.4.- Claves constitucionales del sistema de la Restauración; I.5.- Breve conclusión sobre el régimen de la Restauración.

II.- EL REY ALFONSO XIII EN EL SISTEMA CONSTITUCIONAL. II.1.- Rey ante la Corona; II.2.- El rey ante el Ejército y ante las relaciones internacionales; II.3.- El rey ante la Sociedad: a) El pueblo. De la aclamación al vilipendio; b) La economía en la restauración; II.4.- Visión definitiva del papel de Alfonso XIII en el sistema de la Restauración;

BIBLIOGRAFIA Y FUENTES PRIMARIAS.

I.- EL SISTEMA POLITICO DE LA RESTAURACION.

I.1.- Antecedentes remotos.

El 18 de setiembre de 1868 el almirante Topete, desde Cádiz, al que se unieron los generales Serrano y Prim, dio lugar a la ”gloriosa revolución” que llevaría a la desprestigiada Isabel II al exilio, pero el problema era su sustitución en el trono, porque todavía no había una conciencia republicana clara en España…

Texto íntegro:

Descarga en PDF:
4.- El papel de Alfonso XIII en el sistema político

← Volver al índice

Comentar
Páginas de historia contemporánea de España

Trabajos monográficos

3. Ensayo biográfico de Alfonso XIII

← Volver al índice

I.- INTRODUCCION.
Este breve trabajo no trata sino de perfilar un bosquejo biográfico de Alfonso XIII complementario a los trabajos realizados en la asignatura sobre la crisis del liberalismo español, apoyado en comentarios y textos, algunos del propio protagonista, Alfonso XIII, y los más de diversos autores que han analizado la figura de humana y política del Rey que tuvo que abandonar su trono y España…

Texto íntegro:

Descarga en PDF:
3.- Ensayo biográfico de Alfonso XIII.

← Volver al índice

Comentar
Páginas de historia contemporánea de España

Trabajos monográficos

2. Estudio de la Soberanía en las constituciones decimonónicas españolas

← Volver al índice

I.- INTRODUCCION.

El presente trabajo trata de establecer, en un espacio reducido de una treintena de folios, la valoración historiográfica que han merecido las distintas constituciones españolas, promulgadas a lo largo del siglo XIX, en lo atinente a la ubicación de la soberanía, como raíz legitimadora del poder constituyente, que tiene un doble reflejo o ámbito de reconocimiento, tanto ad intra, en cuanto que legitimación jurídica de la comunidad para constituirse políticamente y auto-regularse, como ad extra en reconocimiento erga omnes de la independencia de tal comunidad respecto de las demás comunidades soberanas, pues la soberanía supone tanto la sumisión interna de todas las voluntades de una comunidad como el reconocimiento de la independencia de dicha comunidad, por las demás comunidades soberanas.

Naturalmente, el reconocimiento externo de soberanía no enjuicia su ubicación interna, de modo que la soberanía del reino de España estaba reconocida, ad extra, con igual trascendencia fuera real o nacional, de modo que el aspecto que al presente estudio interesa es el análisis de la ubicación ad intra de la soberanía

Texto íntegro:

Descarga en PDF:
2. Estudio de la Soberanía en las constituciones decimonónicas españolas

← Volver al índice

Comentar