El Club Liberal Español visitó el Museo del Prado el pasado 11 de junio

Visita del Club Liberal Español al Museo del Prado

Discurso de D. Victoriano López Pinto con motivo de la visita el 11 de junio de 2019 del CLUB LIBERAL ESPAÑOL al Museo del Prado, para ver el cuadro de Antonio Gisbert conocido como “El fusilamiento de Torrijos y sus compañeros en las playas de Málaga”. El liberal fusilado D. Juan López Pinto fue ascendiente del autor de este discurso.


“El fusilamiento de Torrijos y sus compañeros en las playas de Málaga

El fusilamiento de Torrijos y sus compañeros en las playas de Málaga (Antonio Gisbert, 1886-1887)

Agradezco cordialmente al Club Liberal, así  como a su Presidente y Tesorero, mis querido amigos, Carlos Entrena y Jesús Pedrosa, la oportunidad  singular de poder transmitir mis sentimientos y las de mi familia en vuestra compañía,  delante de esta obra pictórica magistral . El agradecimiento se incrementa por los lazos de sangre que me unen con uno de los héroes ejecutados.

Podrá decirse que es un trágico final para un vivo recuerdo. Espronceda versaba sobre su muerte diciendo:

Helos allí: junto a la mar bravía
Cada vez están ¡ay¡ los que fueron
Honra del libre, y con su muerte dieron
Almas al cielo, a España nombradía

Mis breves palabras se concretaran en la figura de Don Juan López Pinto.

Don Juan, Teniente coronel de Artillería cursó sus estudios con sus hermanos en el selecto Colegio de Artillería de Segovia, nombrado subteniente en el año 1808. Su camino hacia la libertad no fue fácil El dos de mayo estaba con los artilleros Daoiz y Velarde, luchando contra los franceses salvando su vida por  escaso margen de tiempo. Tanto su vida militar como la política fueron muy importantes y siempre al servicio de la Libertad

En 1822 se dividió España en 13 distritos militares, confiriendo a don Juan el mando como Jefe político y Presidente de la Sociedad Patriótica de Calatayud. Se divisaba ya el acuerdo de la Santa Alianza con la voluntad decidida de intervención en España  de los llamados “ Cien mil hijos de San Luis” al mando del Duque de Angulema y apoyada en aquellos años por el Rey conservador. Su contención en esta ancha zona geográfica, fue asignada al General Ballesteros, hombre indeciso, que, acompañado por don Juan retiró las tropas hasta Cartagena, último bastión de los constitucionalistas.

La capitulación de los constitucionalistas, entre importantes desavenencias, fue firmada por Juan López Pinto, el General  Torrijos y el padre de los López Pinto- don Victoriano, Regidor Perpetuo y alcalde de Cartagena. Empieza así el largo y duro  camino del exilio de todos durante la década ominosa,  D. Juan inicia su asilo en Francia  e Ignacio va Londres para constituir la Junta en el exilio.

En diciembre de 1830, tras diversos intentos, se preparó el pronunciamiento para desembarcar en las playas de Málaga. El propósito no prosperó, a pesar de la magnífica planificación, por la traición cruel del General Gonzalez Moreno, hombre sin escrúpulos y falaz que engañó con su conducta a la expedición y la hizo fracasar. Su alias, Viriato, ha pasado a la historia como símbolo de traición El mismo Viriato condujo hacia la rendición a los sublevados

El elenco de los cabecillas del pronunciamiento era muy importante y de mucho peso político: Flores Calderón había sido Presidente de las Cortes en 1822, Fernández Golfín y Torrijos fueron ministros en el Trienio Liberal, López Pinto militar de gran respeto profesional y el romántico ingles, Robert Boyd que empeñó su vida y hacienda en la causa de la Libertad, figuran entre los más destacados.

El Club Liberal Español visitó el Museo del Prado el pasado 11 de junio

El Club Liberal Español visitó el Museo del Prado el pasado 11 de junio

La financiación del pronunciamiento fue soportada en parte por el gobierno francés de Luis Felipe, que por conducto de Ignacio López Pinto proporcionó Lafayette.

La ejecución de los sublevados, el 11-12-1831, la tenemos magníficamente plasmada en esta obra de Gisbert La serenidad y grandeza de los mártires es evidente. Ha pasado a la Historia como símbolo de Grandeza y Libertad.

Con la muerte de Fernando VII y el restablecimiento de las libertades, Ignacio López Pinto por deseo expreso, fue designado gobernador político y administrativo de Málaga., Hizo todos los esfuerzos posibles para  localizar y exhumar los restos de todos los mártires por la Libertad, rendirles  los honores que merecían y  darles sepultura digna. En  el Congreso de los Diputados, del que formaba parte Ignacio, tuvo, como relata  su Diario de Sesiones, el merecido homenaje. Málaga solidaria y orgullosa recuerda en la plaza de la Merced su rcuerdo y grandeza. Recientemente el Ayuntamiento de Málaga ha rehabilitado primorosamente el Convento del Carmen donde estuvieron presos los sublevados , exponiendo los recuerdos de los últimos momentos  antes de morir fusilados.

Para nuestra familia que entendemos la grandeza de la Libertad como virtud excelsa nos sentimos orgullosos de ellos y de la Constitución de 1812 y manifestamos con Ella el “deseo de ser buenos y benéficos”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.