Reflexiones desde el Confinamiento

Nos encontramos recluidos en nuestras casas, esperando que pase el temporal, de la pandemia del COVID19, y la pandemia pasará sin duda, dejando unas consecuencias terribles en España y en el mundo.

Pero el problema ya a esta altura no es la pandemia; yo creo que todos tenemos ya claro que este tema va a cambiar nuestro estilo de vida durante un tiempo incierto pero limitado, probablemente hasta que se pueda vacunar a toda la población, y hasta entonces habrá que modificar comportamientos sanitarios y sociales para adaptarnos a la nueva situación.

Pero creo que a día de hoy la pandemia no es ya nuestro principal problema. Nuestros problemas principales son LA ECONOMIA, la política y la justicia.

Destaco con mayúsculas la economía porque creo que desde ya es el más importante y urgente. Aun cuando se restableciera la capacidad productiva del país en las próximas semanas, es indudable que el impacto en nuestra mayor fuente de riqueza que es el turismo, va tardar meses en restablecerse, y el turismo más la industria auxiliar del mismo es el 25% de nuestro PIB. Todos sabemos que el paro va a llegar a niveles históricos, y que vienen tiempos muy difíciles, y en esta coyuntura vamos a necesitar mucho conocimiento y buen hacer para reordenar la capacidad productiva del país. Es evidente que los presupuestos de Montoro ya no valen; se necesita con urgencia elaborar presupuestos base cero a nivel local, autonómico y sobre todo nacional, porque la coyuntura es radicalmente diferente de la que había anteriormente.

Y aquí es donde interviene claramente la política; un avión con 4 motores puede seguir volando con 3, pero si tiene que hacerlo por largo tiempo tendrá sin remedio que soltar lastre, y no sé si nuestros políticos son capaces de entenderlo. Es urgente disminuir el gasto público porque no va a haber ingresos

para pagarlo, y eso probablemente es también a nivel local; Creo que es discutible si es el momento de ponerse a asfaltar la Castellana, porque puede que necesitemos esos recursos en otra cosa. Como digo hay que hacer presupuestos base cero y lo deben hacer personas que entiendan de economía.

Creo que el devenir de nuestra democracia nos ha traído una gran preponderancia de los políticos sobre los técnicos, y eso es hoy un serio problema. En el gobierno actual predomina claramente el perfil político y son pocas las personas con conocimientos de economía para sacar adelante los planes que hacen falta, y lo que es peor no se vislumbra voluntad política de formar una coalición que descanse en un equipo económico cualificado.

Con este panorama, de disminución de ingresos y aumento de gastos, la pregunta es hasta cuándo el gobierno podrá pagar los gastos sin recurrir a ayudas europeas que sin duda exigirán ajustes dolorosos de recortes en prestaciones. Y lo que es aún más inquietante ¿se le pasará por la cabeza a nuestros gobernantes actuales la posibilidad de salirse del euro para evitar los ajustes que nos imponga Europa? Esa posibilidad llevaría a este país a una ruina de la que no saldríamos en décadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.