Cuidado con los pactos

Los resultados de las elecciones locales celebradas el 24 de mayo en España han acreditado que muchos españoles están disgustados con la política gubernamental. Algunos ciudadanos han anticipado en estas elecciones municipales y autonómicas el castigo al partido que respalda al gobierno por lo que el partido gobernante debe tomar nota y actuar “contrareloj” hasta fin de año.¿Por qué este castigo? Muchos españoles no se conforman con la acción del gobierno, que se ha centrado, principalmente, en la lucha contra la crisis económica y por la recuperación económica y, tales ciudadanos, desean que ese programa “corto o limitado”, se complete con el cumplimiento de la acción que prometió en el programa de las elecciones generales del 20 de noviembre de 2011; así, faltan reformas institucionales (justicia y sistema electoral), políticas (partidos políticos, su financiación) y sociales. En efecto, los resultados electorales han sido malos para el PP, perdiendo mucho poder territorial, porque el gobierno no ha regulado, con vigor, la transparencia necesaria en gastos, en contratos públicos, ni ha sido tajante con la corrupción, ni ha sido creativo en el fomento de empleo joven, ni sensible con los problemas de los más necesitados.

Sin embargo, los que proponen la “ilusión del cambio” no aportan soluciones de posible eficacia; hablan de forma inconcreta y sólo se sabe que exigen más gasto público (que no cuantifican). Están liderados por los radicales “podemistas“, comunistas que, hasta ahora, se han declarado “anti”: Constitución de 1978 y antisistema pero no “pro” algo concreto. Es lamentable que citen, siquiera, los huertos urbanos y ecológicos. Salvo corrección sensata, pueden ser apoyados por el PSOE, contra lo anunciado; lo cual es sorprendente porque ha sido un partido institucional y de gobierno, aunque lleva años de absoluta desorientación política, económica y sobre la unidad nacional. Si los de Podemos junto al PSOE buscan deshacer la reforma laboral, la financiera e introducen inseguridad jurídica y económica será la prueba de que no les importa la realidad económica de España que sufre un paro del 24% de la población activa, déficit excesivo y tiene, ya, 1 billón de deuda pública. Es evidente que para salir de la crisis económica es imprescindible respetar el marco de propiedad privada y ofrecer seguridad jurídica para dar confianza a los empresarios para que realicen inversiones para crecer y crear empleo. Así pues, es muy importante que los pactos de gobierno municipal sean responsables para no generar incertidumbre en los inversores, ahora expectantes y nerviosos, y el gobierno debe reaccionar, inmediatamente, actuando y explicando la regulación contra la corrupción y tomando medidas para impulsar el empleo y dar más urgente a las necesidades básicas porque en las próximas elecciones generales. Conviene que no se repitan estos resultados generadores de incertidumbre.

La labor del gobierno del PP, en el ámbito macroeconómico ha dados sus frutos y durante 2015 se prevé que el PIB de España crezca más del 3% , lo cual es mérito del gobierno y del llamado viento de cola aportado por la liquidez del BCE y del bajo precio del petróleo; pero, tras reconocer ese éxito, y el de haber evitado el rescate europeo (aunque lo ha habido, parcial, para salvar las Cajas de Ahorro) los ciudadanos han comprobado que ha faltado decisión sobre los otros problemas que les preocupan (encuestas CIS) que, son: la corrupción y el paro, con los efectos personales que conllevan: problemas de impagos y desahucios. De estas desgracias se han alimentado, en exceso y demagógicamente, con la complacencia de muchos medios de comunicación, las plataformas de Podemos y, tales excesos, han de ser puestos al descubierto pues contienen muchas mentiras. Por ello, conviene incrementar la relación humana con los ciudadanos (votantes) porque se ha reflejado en los resultados electorales.

A los jóvenes en paro entre 18 y 30 años es difícil convencerles de las bondades del “no rescate”. Dirán ¿y qué, si no tengo trabajo ni expectativas inmediatas de tenerlo?. Por tanto, ha faltado un plan-oferta de choque, con ventajas coste “cero” en cotizaciones sociales, para animar a las empresas privadas a contratar jóvenes, los cuales, aunque se trate de contratos de corta duración, adquirirían formación y experiencia. Pero es una fantasía de los de izquierdas, intervencionistas de la actividad económica, defender la solución utópica de que se puede reducir el paro contratando parados en las administraciones públicas o remunicipalizando servicios; porque es innecesario, aumenta el gasto público, los impuestos y reduce las inversiones productivas.

Circula por las redes de whatsapp un vídeo en el que una mano va trazando las siluetas de un empresario y de un empleado; el primero paga un salario bruto de 2.000 € /mes pero tras pagar las cotizaciones sociales y efectuar las retenciones de IRPF, llegan sólo 1000€ al empleado; luego, éste paga el alquiler y las compras para “vivir”, con su IVA; en resumen, de los 2000€ de coste para la empresa, 1000€ son para el Estado y de los 1000€ que percibe el empleado paga sus compras y, al final, consigue ahorrar 10€. Así pues, el empleado no es un “mileurista” sino un “bimileurista” que queda reducido a la condición del primero tras las exigencias del 50% para gastos del Estado.

Si a esta situación se le añade la aparición de los continuos y escandalosos casos de corrupción y despilfarro (obras y servicios innecesarios) organizados, desde el entorno de los dos grandes partidos, “el resultado” está servido. Así pues, a la lucha por el crecimiento hay que añadirle el reforzamiento moral, la defensa de los valores e ideales de progreso y esfuerzo, en libertad, la renovación de personas y la exigencia de honradez y ejemplaridad en la vida política.

CONCLUSIÓN

Los resultados de las elecciones locales no han sido buenos para los partidos grandes: PP y PSOE. Los españoles han encajado la crisis económica y sufrido sacrificios, pero la política gubernamental, centrada en la recuperación económica, debe completarse, urgentemente, con las acciones contra la corrupción, contra el paro y con medidas que alivien a los necesitados. El fraccionamiento del voto exige pactos responsables porque las inversiones, que están llegando a España, son imprescindibles para salir de la crisis y crear empleo. Con las cosas de comer no se juega.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.