El proyecto español

“El proyecto español” es el título de la conferencia que ha pronunciado en febrero de 2018 Cayetana Alvarez de Toledo como inauguración del ciclo que el Club Liberal Español ha organizado para 2018 bajo la rúbrica “Nación española: un proyecto para España”.

En la presentación del acto y de la conferenciante expuse los motivos por los que el Club ha elegido este tema como ciclo de estudio durante 2018, manifestando que son los hechos trascendentales ocurridos en España durante 2017 de desafío de los separatistas de Cataluña contra la unidad y legalidad de España y la reacción inmediata de muchos ciudadanos españoles que acudieron a las masivas manifestaciones en Barcelona; tuvieron un carácter espectacular, espontáneo y cívico que significa un auténtico despertar de la Nación española en defensa de la unidad de España, de respeto de la legalidad constitucional y de defensa de la libertad e igualdad de los españoles en cualquier punto del territorio nacional.

Fue muy interesante y brillante la intervención de Cayetana Alvarez de Toledo que, además de tener un gran conocimiento y experiencia de los problemas de España, dispone de una visión global comparada de diversos países en los que ha vivido y estudiado. Su biografía la presenta como una mujer cosmopolita, nacida en Madrid, de padre francés y madre argentina, que ha estudiado en Inglaterra, siendo Doctora en Hispánicas por Oxford con una tesis dirigida por John Elliot. Fue diputada en el Congreso de los Diputados y es partidaria de la renovación democrática. A lo largo de su intervención recordó que entre sus posibilidades de vida, ha elegido ser “española” y de ideología “liberal”. Además sabemos que se multiplica en la defensa de los valores democráticos y libertad individual.

Cayetana Alvarez de Toledo relató que, como periodista, acudió la tarde del sábado 30 de septiembre de 2017, víspera del referéndum ilegal del día 1 Octubre en Cataluña, a diversos pueblos de Gerona en donde comprobó un activo ambiente independentista preparatorio de los colegios electorales; le preguntaron descaradamente que qué hacía allí y le increparon agresivamente por ser periodista española.

Comentó que esto refleja la xenofobia y suprematismo racial que los separatistas han conseguido implantar en Cataluña frente a la tradicional moderación del pueblo español, plural y pacífico lo que ha desembocado en la penosa división de los ciudadanos catalanes.

Manifestó que el nacionalismo es en sí mismo reaccionario, radical y victimista mientras que los sucesivos gobiernos de España han aplicado un constitucionalismo blando en Cataluña con una actitud permisiva (interesada por los votos para formar gobierno) que ha llevado a que los nacionalistas consideren normal la ilegalidad y el incumplimiento de las sentencias de los Tribunales. Se preguntaba la ponente ¿Por qué tanta condescendencia?. El resultado por intentar un apaciguamiento por la vía de dejar hacer es muy grave (como estamos comprobando) porque, la ley es y debe ser igual para todos. Esta política gubernamental “blanda” ha producido las siguientes consecuencias:

  1. La educación de dos millones de catalanes en el fanatismo nacionalista, reaccionario y antiliberal, desde una escuela doctrinaria que necesita cambiar hacia la pluralidad; exigirá pedagogía en la tolerancia; convencer a los supremacistas que “el individuo” tiene valor superior a la “tribu” identitaria y que cada persona debe sentir su individualidad (no es masa) en la libertad e igualdad de derechos y obligaciones.
  2. El abandono que sienten y sufren los ciudadanos de Cataluña por la ausencia de la Administración del Estado en la defensa y garantía de sus derechos civiles, incluido el de usar y estudiar en lengua española.
  3. Estos 40 años de sentimiento supremacista y de ejercicio de poder ha llevado al golpe de Estado y a la crisis nacional que hemos de superar. Los separatistas de Cataluña han cometido un acto de rebelión contra la Constitución desde las propias instituciones de Cataluña, financiado por recursos públicos que han desviado a su fin partidista. Pero, la respuesta de los ciudadanos españoles se ha plasmado en dos masivas manifestaciones de Barcelona de los días 8 y 29 de octubre, tras el trascendental discurso del Rey del 3 de octubre, que espoleó un decaído ambiente tras la celebración ilegal (lamentable e inexplicable) del referéndum de 1 de octubre. Dicho referéndum se convocó y efectuó con desobediencia deliberada al Tribunal Constitucional cuyas actuaciones habían producido la suspensión de las dos leyes del Parlament, llamadas de desconexión con la legalidad de España (de 6 y 7 de septiembre de Referéndum y de creación de la República de Cataluña) y del decreto de convocatoria de referéndum del Gobierno de Cataluña.

Lo ocurrido exige reflexión y acción política democrática, pues la situación de Cataluña es un problema de España que hemos de superar articulando un proyecto español, que falta en la política española, pero que está surgiendo espontáneamente de la misma sociedad, que no de los partidos políticos, lo que augura próximos cambios. Este cambio en formación lo prueba:

  1. Las citadas masivas manifestaciones de Barcelona del 8 y 29 de octubre en defensa de la unidad de España, de respeto a la Constitución Española y soberanía nacional. Se trata de una corriente ciudadana que ha roto el cerrado perímetro catalán que desea recuperar la sociedad abierta, la moral de país, el ánimo nacional y los símbolos de España, como es el uso de la bandera que se ha extendido.
  2. Que hablamos de los problemas de Cataluña como cosa de todos, sin admitir que es terreno exclusivo de los catalanes como, incluso, alguna Ministra de España pretendió exigir a Cayetana Alvarez de Toledo.
  3. Las demostraciones espontáneas en defensa de la nación española como la aparición de “Tabarnia”, la sucesiva publicación de libros sobre España y la nación española y las acciones sin complejos de personas que tienen iniciativa, como la Sra. Mascaró en Baleares.

Frente a ello está el silencio de los partidos políticos que son incapaces de presentar unas ideas concretas de regeneración de España y de sus instituciones para aumentar la eficiencia y la transparencia que nos garanticen a todos el ejercicio de nuestros derechos y el orgullo de tener una democracia moderna. Así, conviene que avancemos en este proyecto para España con propuestas concretas de reforma institucional.

Cerramos el acto con dos aplausos para Cayetana Alvarez de Toledo; uno, como agradecimiento a su brillante conferencia y, el segundo, por liberal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *