Importantes propuestas y recomendaciones económicas de la Unión Europea

La Comisión de la UE ha dado a conocer esta semana un documento con diversas propuestas en materia económica dirigidas a reforzar los pilares de la Unión Europea y para avanzar en la integración de la zona EURO. Este paso era necesario para reforzar el euro-moneda pero, en ese momento sirve, además, como estímulo europeísta frente al shock causado por la salida inminente de Gran Bretaña (Brexit) de las instituciones de la UE, por la actitud poco amistosa del nuevo Presidente de USA, Sr. Trump con la Unión Europea y para impulsar el espíritu por los valores europeos frente a la política reaccionaria antieuropea de los populismos nacionalistas de extrema derecha y de los de extrema izquierda, cuyo ejemplo en España es Podemos.

El Comisario de Asuntos Económicos de la Unión Europea, Sr. Moscovici, ha presentado estas propuestas concretadas en tres importantes ideas: un tesoro común, un presupuesto específico y, la gran osadía, que es la propuesta de crear unos eurobonos calificados de “light”. La idea de los eurobonos, como deuda pública que emite la UE según las necesidades de financiación de los tesoros de los distintos estados miembros de la zona euro, ha sido criticada por diversos países-euro y, especialmente por Alemania. La razón es clara, pues en última instancia el mayor responsable sería el país de más riqueza.

Pero hay nuevas circunstancias en Europa. El Sr. Macron, elegido recientemente Presidente de Francia, es partidario de la emisión de eurobonos, de ahí que Der Spiegel, el prestigioso semanario alemán colocara en la portada del 13 de mayo el siguiente texto tras la victoria del Sr. Macron: Macron salva a Europa y Alemania debe pagar, “Teurer Freund”: (amigo caro, costoso).

Ante ello habrá que esperar y ver que quiere decir el Sr. Moscovici con lo de la emisión de bonos europeos “light”; así, difícilmente podrán ser instrumento para financiar los déficits de los presupuestos de los países de la Eurozona mientras sean tan diferentes en su estabilidad y crecimiento económico y presenten algunos de ellos desequilibrios en control del déficit y en la deuda pública.

Es evidente que la llamada mutualización plena no se va a producir pues implicaría que la deuda pública viva (histórica) emitida por los estados miembros de la eurozona se asumiría por el Tesoro de la Unión Europea, que hoy ni siquiera existe. De ahí que la novedosa propuesta habrá de concretar a qué deuda pública, por emitir en el futuro, se refiere, así como a su montante y condiciones. En efecto, las emisiones de eurobonos lógicamente estarán condicionadas a cantidad, destino finalista y a que el país que pretenda ser receptor de los fondos de los eurobonos emitidos cumpla los requisitos de estabilidad presupuestaria imprescindibles (límites de déficit presupuestario y deuda pública viva) según el plan de estabilidad vigente. Por ello, es vital que cada país miembro que aspire a participar de esos fondos deba preparar su futuro presupuestario pues será una oportunidad europea. En el caso de España, para disfrutar del nuevo instrumento, habrá de atender las recomendaciones que hace la Comisión Europea sobre cumplimiento del déficit, abandonando el continuo incumplimiento anual que sufre nuestro país, calificado de país con déficit excesivo y, por supuesto, habrá de acabar con la indisciplina de algunas Comunidades Autónomas que se financian en gran medida con el FLA. En resumen, se deberán acabar los desequilibrios internos de las Comunidades Autónomas cuando la UE-zona euro exija “cumplir para recibir” por los eurobonos.

El Consejo Europeo ha enviado el 22 de mayo de 2017 al gobierno español el documento final denominado “Recomendación del Consejo relativo al Programa Nacional de Reformas de 2017 y 2018 con el fin de salir del “déficit excesivo” y para reforzar los marcos presupuestarios y de contratación pública.

En cualquier caso, es evidente que, una vez se abra paso la idea de los eurobonos, en cualquiera de sus versiones (si los admiten el Parlamento y el Tribunal Constitucional alemán), el futuro europeo ofrecerá un panorama nuevo y grandes expectativas aunque, lógicamente, los países que obtengan fondos estén sometidos a múltiples controles y limitaciones. En efecto, el mero hecho de aparecer Europa en el orden económico mundial con un tesoro común y el instrumento de los eurobonos implicará que la UE-Euro ha decidido avanzar en firme de modo bien apuntalado ante las crisis económicas que, sin duda, habrán de venir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *