Viviane Reding

La pregunta tiene respuesta: Valores democráticos y doble unanimidad

El Diario de Sevilla ha publicado, hace unos días, una entrevista realizada a la Sra. Reding, vicepresidenta de la Comisión Europea; a la pregunta de si Cataluña se independizase de España debería abandonar la Unión Europea, y negociar su ingreso en la Unión, ha contestado que no quería inmiscuirse en asuntos de política española, que no piensa que Cataluña quiera dejar la Unión Europea y que el sentimiento de los catalanes es profundamente europeo.

La entrevista ha tenido trascendencia en España y merece una respuesta concreta para que no quede, como decía Bob Dylan: “the answer, my friend, is blowing in the wind…”

La vicepresidenta ha perdido una doble oportunidad para contestar como alto cargo de la Comisión Europea; en primer lugar, porque en la entrevista ya había dicho que la Comisión Europea, desde la última reforma del Tratado es el “guardián de los Tratados” pero no citó el art. 49 del Tratado, precepto que enumera los requisitos exigidos a un estado para su incorporación a la UE. En segundo lugar, ha desperdiciado una ocasión para eliminar la preocupación de muchos españoles y las falsas esperanzas de los nacionalistas que creen que si Cataluña se convirtiera en Estado, automáticamente sería incorporado a la UE. Por ello, es una pena que se haya desvinculado de la pregunta y del problema, diciendo que es un tema interno de España; efectivamente, es una cuestión interna de España pero España es una cuestión interna de la UE y a esta cuestión afectaría, sin duda a la UE pues el separatismo catalán ha anunciado que va a convocar un referéndum de autodeterminación , con o sin respeto a la ley, siendo así que la Constitución española de 1978 dispone que la soberanía radica en la Nación española.

Los Tratados europeos se inspiran en un espíritu de unión de los ciudadanos, en el reconocimiento de valores democráticos. Por ello conviene informar bien, sobre todo de la legislación europea para calmar la preocupación de unos y las ansias excesivas de los nacionalistas que anuncian el desafío de las leyes. Voy a resaltar dos puntos de los Tratados de la Unión: los valores democráticos y los requisitos de los estados para su incorporación a la UE.

PRIMERO.- La Unión Europea se integra por los Estados miembros y se rige por los dos tratados firmados y vigentes, el Tratado de la Unión de 9 de mayo de 2008 y el Tratado de Funcionamiento de la Unión. El art. 2º del Tratado de la Unión dice que:la Unión Europea se fundamenta en los valores de respeto a la dignidad humana, libertad, democracia, igualdad, Estado de Derecho y respecto de los derechos humanos, incluidos los derechos de las personas pertenecientes a minorías y que estos valores son comunes a los Estados miembros en una sociedad caracterizada por el pluralismo, la no discriminación, la tolerancia, la justicia, la solidaridad y la igualdad entre mujeres y hombres.”

El Tratado de la Unión reconoce dos protagonistas: los ciudadanos y los estados miembros; el texto es muy expresivo en el reconocimiento de los derechos de los ciudadanos, que están representados directamente en la Unión a través del Parlamento Europeo, mientras que los estados miembros de la Unión están representados en el Consejo Europeo.

El Tratado de la Unión centra su atención en los ciudadanos y en los estados miembros, no alude a derechos ni “identidades” nacionales ni de los territorios, ni de las regiones ni a otros criterios de representación distinto de la citada.

SEGUNDO.- El art. 49 del Tratado de la UE responde la pregunta formulada en la entrevista; lo transcribo para conocimiento preciso y tranquilidad de los lectores de la entrevista que han quedado confusos. Dice:

“Cualquier Estado europeo que respete los valores mencionados en el artículo 2 y se comprometa a promoverlos podrá solicitar el ingreso como miembro en la Unión. Se informará de esta solicitud al Parlamento Europeo y a los Parlamentos nacionales. El Estado solicitante dirigirá su solicitud al Consejo, que se pronunciará por unanimidad después de haber consultado a la Comisión y previa aprobación del Parlamento Europeo, el cual se pronunciará por mayoría de los miembros que lo componen. Se tendrán en cuenta los criterios de elegibilidad acordados por el Consejo Europeo.

Las condiciones de admisión y las adaptaciones que esta admisión supone en lo relativo a los Tratados sobre los que se funda la Unión serán objeto de un acuerdo entre los Estados miembros y el Estado solicitante. Dicho acuerdo se someterá a la ratificación de todos los Estados contratantes, de conformidad con sus respectivas normas constitucionales.”

De este precepto se desprende que la admisión de un Estado en la UE, exige: que esté constituido como Estado, que reconozca los valores democráticos del art. 2º; que lo solicite a la UE, que el Consejo Europeo apruebe su incorporación por unanimidad, lo apruebe el Parlamento Europeo y lo ratifiquen todos los estados, por unanimidad.

La historia de Europa está suficientemente herida por guerras cuyo origen son aspiraciones “identitarias” por razón de lengua, raza, religión, etc. Es suficiente lo vivido y la responsabilidad exige a cada ciudadano europeo no facilitar las aventuras que grupos nacionalistas pretenden imponer a la vida y a la libertad de otros ciudadanos.

Quienes nos consideramos ciudadanos europeos, libres del peso identitario, no podemos ser tibios con estas cuestiones, ni colocarnos en una postura equidistante; por ello, es muy importante dar información exacta de los valores democráticos reconocidos y fomentados en los textos de los Tratados, que son leyes que obligan a todos los Estados miembros y a todos los ciudadanos europeos, sin excepción, y son una referencia para la libertad. Hemos de hacer una constante proclamación de estos valores y precisamente 2013, va a ser el año de los ciudadanos europeos.

CONCLUSIÓN

La respuesta a la pregunta sobre los requisitos necesarios para que un estado sea admitido como miembro de la UE está en el Tratado de la UE vigente que fue ratificado por todos los estados miembros y no puede quedar en el aire. El art. 49 del Tratado de la Unión requiere que en el estado aspirante se reconozcan los valores democráticos del art. 2º del Tratado, que se apruebe por unanimidad por el Consejo Europeo, integrado por todos los jefes de Estado de la Unión, y que se apruebe por unanimidad por los Parlamentos de todos los estados miembros.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.