Las Elecciones y la senda del crecimiento económico

Los ciudadanos españoles vamos a votar durante 2015 en las elecciones municipales, en las autonómicas, que se celebraran en todas las comunidades autónomas, salvo País Vasco, Galicia y Cataluña aunque, en ésta última, podrían ser convocadas para el 27 de septiembre 2015, y, finalmente, a finales de año se celebrarán elecciones generales a las Cortes.

Hay una cuestión de interés general que debería prevalecer sobre los intereses partidistas: respetar la senda del crecimiento económico para que continúe la generación de empleo iniciada en 2014, tras cinco años de grave recesión económica que llevó al paro al 25% de la población activa. En efecto, a finales del primer trimestre de 2015 el paro se ha reducido al 23,78%; es decir, actualmente en España hay 17.454.800 ocupados (el 60% de la población activa) y 5.444.000 desempleados. Pero hay dos datos que deben alarmarnos, merecen un análisis detenido y necesitan concretas medidas urgentes; uno, que hay 782.100 jóvenes desempleados de entre 16 y 25 años; dos, que Andalucía tiene el 33,6% de su población activa en desempleo, seguida de Canarias y Extremadura que sufren tasas superiores a la del 23,78% nacional.

Estos preocupantes datos exigen que los partidos políticos se centren en estos problemas y presenten en sus programas electorales ideas concretas y sensatas para que los jóvenes, y las regiones citadas, tengan esperanzas ciertas. La fórmula es sencilla pero de ejecución complicada: se necesita inversión privada, reducción de los costes de cotizaciones a la Seguridad Social, reducir los costes de la energía y aliviar la burocracia; pero, en ningún caso, se debe intentar crear empleo ficticio en el ámbito público que sólo es apariencia de mejora y exige aumentar el gasto público.

Pues bien, la actual senda económica favorable debe afianzarse y no ponerse en riesgo la confianza que, progresivamente, van ganando los inversores en nuestro país con inversiones que efectúan en la Bolsa, el sector inmobiliario y las empresas.

Sin embargo, igual que ha ocurrido en Grecia, hay partidos políticos que insisten en ideas irresponsables e inviables y, si alcanzaran un peso importante, sin duda, quebrarían esta evolución positiva y nos devolverían a la profunda crisis sufrida de la que, lentamente, si no se cambia el rumbo, acabaremos saliendo.

El Presidente Sr. Rajoy reitera la necesidad de respetar las reformas efectuadas y defender la marcha del crecimiento del PIB, que se prevé sea en España, durante 2015, de entre el 2,5 y el 3%. Precisamente, por este crecimiento y por el dato de tasa de creación de empleo durante este 2015 no podemos distraernos en debates vacíos, absurdos o inviables. Así los datos de EUROSTAT publicados el 22 de abril sitúan a España como segundo país de mayor paro en Europa, con el 23,2% de la población activa, y sólo nos supera Grecia con el 26% de paro, mientras la media de desempleo de los 28 miembros de la UE es del 9,8%. Por ello, este dato de desempleo debería mover a todos los partidos en liza en las sucesivas elecciones de 2015, a hacer una manifestación expresa de responsabilidad en el área económica dejándolo al margen de la lucha ideológica y, cuando pidan el voto, deben exponer las ideas respectivas, claras y cuantificadas, así como las reformas y los métodos que proponen para seguir creciendo.

Esto es lo que necesitamos y queremos ver y oír los ciudadanos que votaremos próximamente: ideas claras, cuantificadas y comparables. ¿Vamos a mantener el déficit anual de 50.000 millones de euros? La lucha contra el déficit exige racionalizar el gasto público y el balance no debe venir sólo por la vía del aumento de la presión fiscal o la mayor recaudación, como ha dicho algún portavoz de CIUDADANOS sugiriendo, incluso, reponer el impuesto de Sucesiones y Donaciones y Patrimonio en dónde ahora está casi exento, como en Madrid.

Si analizamos sucintamente las ideas de los diversos partidos ante la cuestión del crecimiento económico y la lucha contra el paro, vemos que el caso extremo lo representa el partido político Podemos que aspira a un nuevo modelo de sociedad y desea cambiar el “Estado social y democrático de Derecho”, por un Estado totalitario comunista a imagen de los modelos ya fracasados URSS, Cuba o Venezuela.

Por otro lado, el resto de los partidos tienen propuestas socialdemócratas; aquí se incluyen prácticamente todos los partidos aspirantes, desde el PSOE hasta el PP, pasando por UPD, a los que ahora se les suma CIUDADANOS. Ciertamente, sus propuestas varían muy poco, no se centran en el tema principal que es el crecimiento económico, la lucha contra el paro y contra el déficit presupuestario, ni tampoco plantean las necesarias reformas completas en los temas concretos de pensiones, gastos sociales, salud, educación, etc.,

Esa no es la vía, el camino exige racionalizar el gasto, controlar su eficacia, suprimir subvenciones, en fin, evitar el quién ofrece más en gastos sociales. La creación de empleo requiere empresarios, capital y expectativas de beneficio para lo cual hay que crear las condiciones objetivas de competencia.

CONCLUSIÓN

Los españoles vamos a elegir durante 2015 nuestros representantes al Parlamento, Ayuntamientos y Autonomías. El crecimiento económico español previsto para este año se acerca al 3% del PIB, y en el último año se han creado 500.000 nuevos empleos. Por ello debería haber un acuerdo y manifestación pública expresa de los partidos políticos concurrentes para respetar la senda favorable iniciada, de modo que sus ofertas consten de reformas y mejoras que consoliden este camino que quede al margen de la lucha ideológica. Con ofertas ideológicas radicales y promesas imposibles no saldremos de la crisis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.