Ulises y las sirenas (Herbert James Draper, 1909)

Los cantos de sirena nacionalistas

Hay que crear opinión avisando de los cantos de sirena que los nacionalistas catalanes están lanzando en una campaña de propaganda, programada para la intoxicación diaria, para atraer el voto en las próximas elecciones autonómicas previstas para el 25 de noviembre y continuar su plan separatista. Los nacionalistas quieren presentar a Cataluña como victima económica de España y como victima sentimental, afirmando, que en España no se “quiere” a Cataluña; ambas cosas son mentira pero su ruido se extiende al ámbito nacional e internacional con medios de propaganda, pagada con el dinero de todos los españoles, que utiliza las 6 televisiones autonómicas, radios e instrumentos de todo tipo malgastando y desviando los recursos que deberían destinar a los servicios esenciales de los ciudadanos como sanidad, enseñanza o farmacia pues, incluso, están retrasando el pago de los medicamentos suministrados por los farmacéuticos a los enfermos.

Es muy conveniente contestar con argumentos y rapidez porque el discurso victimista y falso puede calar en los ciudadanos que viven en Cataluña haciéndoles caer en la turbación ante los mitos que inventan. Homero describe en el canto XII de la Odisea la advertencia que la diosa Circe hizo a Ulises cuando navegaba de vuelta a casa, para que no atendiera los cantos de las sirenas, armoniosos y bellos, que lo llevaría al naufragio y a la muerte; por ello le recomendó que se atara al palo mayor de la nave para mantener firme su rumbo a casa sin desviarse hacia el canto de las sirenas.

Los nacionalistas entonan cantos de sirena anunciando el mito de una Cataluña idílica y rica para atraer a posibles e ingenuos votantes, afirmando que si alcanzaran un estado independiente dispondrían de muchas ventajas y que el nuevo estado entraría automáticamente en la Unión Europea, lo que es falso. Dicen que tendrían los recursos que ahora, “les roba España”, pero, tras insultar, no aportan cifras. Además, hacen manifestaciones disparatadas, sobre supuesta violencia y amenazas españolas y el ejemplo es la carta firmada por cuatro europarlamentarios catalanes —que recordamos son representantes de todos los españoles— dirigida a los comisarios europeos pidiendo “amparo”.

Hay dos hechos concretos que prueban la falta de respeto por la razón y por los principios de libertad, igualdad, justicia y solidaridad del nacionalismo catalán. Uno es el desafío separatista del Sr. Mas, comentado por el Presidente del Gobierno en el Senado, por no acceder al pacto fiscal (que sería ilegal por violar el texto de la Constitución Española de 1978 y el principio de igualdad de los españoles) y otro es la recomendación del Sr. Mas a los empresarios de mantener “silencio” sobre los posibles efectos empresariales del separatismo, que son una manifestación más de represión de la libertad de expresión.

El presidente del Gobierno ha desvelado en el Senado el 23 Octubre parte del contenido de la conversación mantenida con el Sr. Mas, Presidente de la Comunidad Autónoma de Cataluña, durante la visita que le hizo en septiembre; le hizo la petición de pacto fiscal pero acabó siendo una exigencia a la que añadió que el Gobierno de España podía tomarlo o dejarlo, pero que si no lo tomaba se atuviera a las consecuencias. Tras la consecuente negativa el Sr. Mas ha desatado la campaña de desprestigio citada que merece una respuesta con datos históricos, jurídicos, económicos, sociales y de gestión político-administrativa; es bueno indicar las diferencias con el caso de Escocia: Cataluña nunca ha combatido contra España, ni ha sido independiente, fue parte de Aragón y, desde los Reyes Católicos, parte de España; España tiene vigente la Constitución de 1978 aprobada por el 90% de la población de Cataluña que contiene, en su Título VIII, el “pacto” organizativo en forma de autonomías territoriales; la soberanía radica en la nación española (art. 2º de la CE). Difundir los datos económicos con exactitud permitirá obtener una radiografía exacta de la situación económica. De otro lado, hay que revisar la financiación autonómica ya que la distribución de recursos entre Comunidades Autónomas debe ser más justa; la revisión y la transparencia son imprescindibles.

Al Sr. Mas le gusta exigir y también ha exigido silencio a los empresarios. Las manifestaciones del Sr. Lara de desacuerdo con esta iniciativa separatista le ha inquietado; por ello, el Sr. Mas se ha reunido con alguna representación empresarial a la que ha “recomendado” que permanezcan en silencio ante la iniciativa separatista. Los empresarios se juegan su negocio y no van a quedarse paralizados ante esa insólita petición de mantener silencio. Es conocido el principio del que “calla, otorga”, pero todavía, otorga más, “quien puede y debe hablar”.

Una hipotética independencia de Cataluña levantaría fronteras, crearía aranceles, excluiría a Cataluña de Europa y causaría una alteración gravísima al estatus de las empresas allí establecidas y, en consecuencia, los cálculos de ingresos fiscales “netos” para Cataluña serían una pura elucubración. Las empresas no pueden callar, ni por miedo ni por prudencia, pues su capital y gestores deben ser ajenos a la aspiración nacionalista catalana; el objeto de cualquier sociedad es obtener beneficios y reducir el mercado de 47 millones de españoles a los 7 de Cataluña sería un desastre empresarial.

CONCLUSIÓN:

Los cantos de sirena nacionalistas son peligrosos para la convivencia democrática de los ciudadanos; invocan mitos sin base real, utilizan palabras y propaganda sin respaldo histórico ni numérico. La opinión pública, los empresarios, los grupos políticos y quienes saben que el nacionalismo no respeta la libertad individual ni la igualdad de las personas, tienen la obligación política y moral de manifestar rechazo expreso y no permanecer en el silencio, por miedo o prudencia, porque “quien calla, cuando puede y debe hablar, otorga”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.