Mentes brillantes por la libertad de Leopoldo López

El Congreso Anual de Mentes Brillantes, organizado por El Ser Creativo, ha tenido lugar en Madrid los días 13 y 14 de octubre; en estos dos días se han sucedido conferencias de expertos, de duración limitada a 21 minutos, en un formato americano de platea, sofá y persona al micro.

Las conferencias se han agrupado por materias tales como educación, naturaleza, ideas para cambiar el mundo y mentes inquietas, entre otras. Me voy a centrar en la sesión relativa a la libertad en la que, desde distintas ópticas, cada participante ha ido poniendo el centro de su análisis en momentos concretos de la historia o en vivencias personales; así se ha analizado el concepto y las limitaciones de la libertad por motivos políticos, físicos (como el encarcelamiento) o por prejuicios de diverso tipo.

Una definición muy interesante del concepto de libertad la dio uno de los ponentes, Eleuterio Sánchez “El Lute”, referida a su personalísima experiencia de cárcel; dijo que la libertad es el oxígeno de la persona para respirar, pues la libertad es todo, connatural al hombre y el hombre no es hombre en tanto no tenga libertad.

Los minutos más intensos los protagonizó Leopoldo López Gil, padre del opositor venezolano Leopoldo López, que narró los días previos a la arbitraria encarcelación de su hijo. Inició su discurso recordando la frase que pronunció su hijo Leopoldo para rechazar la sugerencia de su familia, amigos e incluso de sus enemigos, personificados en un alto cargo del gobierno de Maduro, de que huyera de Venezuela cuando todavía estaba libre y solicitara asilo político en cualquier país democrático. Con toda certeza, Estados Unidos, Colombia o España le hubiésemos recibido con los brazos abiertos, pero Leopoldo López despachó esta idea-tentación con una frase: “Ni el exilio ni el asilo son opciones para mí. Yo me sentiría preso de mi alma y prefiero explicarle a mis hijos por qué estuve preso a explicarles por qué se perdió el país.”

Su padre lo contó al auditorio con la precisión de quien ha vivido intensamente esta larga sucesión de tristes acontecimientos y con el sufrimiento de un padre al que una Justicia, intervenida políticamente, encarcela injustamente a un hijo. A la narración siguió un sollozo contenido, pero desgarrador, que conmovió a todos.

Continuó relatando de la farsa de proceso judicial, rotundamente nulo, contra Leopoldo López, en el que no permitieron practicar a la defensa ninguna prueba, testifical o pericial, antes de dictar una condena de casi 14 años de cárcel por el delito de incitación pública a la violencia cuando, siendo líder de la oposición, hacía uso de su derecho a la libre expresión y manifestación. Leopoldo, dijo su padre, ya estaba condenado el primer día de juicio y afirmó que sin Derecho ni justicia no hay libertad, porque el Derecho y la Justicia son la garantía de la libertad.

Hace quince años Venezuela era un país precioso, próspero, rico en recursos naturales. Ahora mantiene su belleza; lo demás lo ha tirado al mar la dictadura gobernante que ha llevado a su población a una grave crisis económica y humanitaria y ha convertido al país en un insignificante compañero de Cuba; evidentemente, un gobierno responsable no permitiría que, por su incompetencia, la población necesite hacer colas kilométricas para adquirir algún producto básico o un medicamento de primera necesidad. Así, vemos otra consecuencia de la falta de libertad pues la dictadura ha engullido el estado del bienestar. Frente a la dictadura actual de Venezuela luchan muchos ciudadanos para recuperar la libertad y la Justicia; pero hay gente que se exilia porque no resiste perder la libertad y su esperanza de futuro. Por ello, la ayuda internacional es necesaria y Leopoldo padre pidió ayuda a España para que sigamos apoyando a quienes luchan por recuperar la democracia en Venezuela.

Su mensaje final fue triple: de agradecimiento a España por su ayuda a Venezuela; de ánimo para que los españoles queramos más a España y que no permitamos nunca, nunca, que en España se pierda la justicia y la libertad.

En línea con esto último, una de las preguntas del público se refirió al movimiento populista de Podemos. Quería saber si la irrupción de este partido en España se asemejaba a la llegada hace 12 años de Hugo Chávez al poder en Venezuela. Leopoldo afirmó que, sin dudarlo, hay paralelismo en ambos movimientos pues el populismo es una forma de captar voluntades; también lo asimiló a la candidatura de Donald Trump para la presidencia de Estados Unidos. Entiende que las voluntades más fáciles de captar son las de las personas poco formadas, pues muchos piensan que la sociedad les debe el bienestar como una deuda social, por lo que si un partido les promete vivienda y comida sin necesidad de trabajar, lo van a apoyar y votar, sin cuestionarse lo fantasioso del mensaje populista de esas candidaturas, que al final es un canto de sirenas. Por ello, destacó la importancia de la educación en un país.

Un pensamiento en “Mentes brillantes por la libertad de Leopoldo López

  1. No comprendo como un partido político como es Podemos que no acata ni respeta nuestra Constitución ,está en contra de la Monarquia española,no es partidario de las Fuerzas Armadas ni de la Iglesia Católica ni de nuestras Tradiciones de Siglos,defensora de los terroristas de ETA,defensoras de los independentistas partidaria de un nuevo Frente Popular incluso de una Dictadura del Proletariado,puede estar legalizada dentro de la Nación Española Gobernada por una “MONARQUIA CONSTITUCIONAL DEMOCRÁTICA “…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *