La Sociedad civil ante la crisis

Que vivimos ante una grave crisis es una realidad. Que es muy difícil salir de ella, también. ¿Cuál es el mal heredado que hace más difícil salir de ella? 

En mi opinión el mayor mal existente es que existan más nóminas públicas que privadas lo cual quiere decir que cada trabajador debe soportar la carga de dos nóminas. Después del Gobierno de la U.C.D. se ha producido una «elefantiasis» administrativa tremenda con dos acciones paralelas, la creación de cargos administrativos de origen político y la supresión de órganos no políticos de la sociedad civil, tales como Colegios Profesionales, Asociaciones, Círculos, etc., unos se han colonizado por los políticos, a otros se les han reducido sus recursos y sus funciones.

Como consecuencia se han sustituido 800.000 funcionarios profesionales, cualificados, por una mezcla de funcionarios, políticos, asesores y demás de las distintas administraciones que superan los 3.000.000 de nóminas.

Las funciones útiles que desempeñan no son muchas más de las que se desarrollaban en la primera etapa. Las nóminas sí lo son. A ello hay que sumar las empresas, comités, mesas de estudio, observatorios, etc. que viven de lo público.

La cualificación de esos «trabajadores», no contrastados para su ingreso a desempeñar la función es muy dudosa pero la deuda contraída con sus padrinos políticos es muy grande.

Conclusiones

Conclusión1: Las directrices de actuación las darán los padrinos con sus pensamientos propios (las próximas elecciones).

Conclusión 2: Nadie independiente puede contrastar la calidad, y la necesidad de la función.

Conclusión 3: La sociedad civil es la única que puede criticar la relación coste-beneficio de la labor desarrollada. Los políticos intentarán recortar al máximo esta crítica.

Conclusión 4: Cuando vengan otros partidos tendrán derecho a hacer algo parecido y los actuales consolidarán a los actuales para seguir teniendo amigos. Los nuevos se sumarán a los actuales, no sólo sustituirán sino que se sumarán a los actuales.

Conclusión 5: Como decía mi abuelo: «No discutáis por política que la política es para los que viven de ella” ¿No creéis que se podría reducir el gasto público, por lo menos a la mitad, y aumentar el trabajo privado?

Conclusión 6: Como sólo la sociedad civil puede conseguir recortar el derroche político actual hay que ayudar lo posible para potenciar (ahora le llaman «empoderar») a la sociedad civil para empujar hacia el buen camino. Ellos tienen suficiente con la Administración Europea, la española, la autonómica, la provincial, la municipal y todos sus entes derivados que pagamos entre todos los otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.