Un artículo de Carlos Segovia (EL MUNDO, 11/3/2019)

Calviño se enfrenta a la Autoridad Fiscal y rechaza su petición de más transparencia

La ministra de Economía, Nadia Calviño, se enfrenta a la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) y rechaza su petición de mayor transparencia y cooperación para calibrar la verdadera situación de las finanzas públicas.

La directora de gabinete de Calviño, Carmen Balsa, ha remitido una carta a la AIReF, fechada el pasado día 7, en la que descarta atender la recomendación de este organismo con la que acompañó su examen del fallido proyecto de Presupuestos para 2019. «No es oportuna», zanja Balsa, al considerar innecesaria la petición, porque, a su juicio, el organismo oficial independiente ya tiene acceso a datos suficientes de acuerdo con la normativa vigente.

Por el contrario, el presidente de la AIReF, José Luis Escrivá, lleva más de tres años reclamando regular por convenio el acceso a la información gubernamental para poder hacer su trabajo. Llegó a presentar una denuncia en 2015 en la Audiencia Nacional contra el Departamento del entonces ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. Posteriormente, días antes de que los jueces dictaran sentencia, Montoro alcanzó un acuerdo con él que no llegó a plasmarse por el cambio de Gobierno. En estos últimos meses lo ha intentado con Calviño y la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, pero en vano, según la carta de la directora de gabinete. Esta defiende la orden ministerial de Montoro de 2015 y no ve necesario hacer nada más.

«No se considera oportuna la recomendación de regular mediante convenio o MOU [memorandum of understanding] el flujo y calendario de intercambio de información, dado que la normativa actual ya lo hace de forma explícita», asegura la jefa de gabinete de Calviño.

Cruce de declaraciones

Escrivá lo niega y considera imprescindible el convenio, porque la información que recibe actualmente «es insuficiente». «Esta falta de información y transparencia dificulta el análisis y la valoración de las previsiones macroeconómicas», criticó en su último informe del pasado 29 de enero al evaluar el proyecto de Presupuestos en que sólo dio credibilidad al 50% de los 5.654 millones de nuevos ingresos previstos por el Gobierno. Pone de ejemplo que «el Ministerio de Economía no ha proporcionado un cuadro macroeconómico a políticas constantes, ni siquiera en su versión reducida (ceñida a crecimiento del PIB real y nominal), ni la estimación del impacto económico de las medidas fiscales incluidas por el Gobierno, incumpliendo lo comprometido en su respuesta a la AIReF».

Según Escrivá, «ante este incumplimiento reiterado y siendo consciente de que el flujo de información necesario para realizar una valoración completa por parte de la AIReF involucra tanto al Ministerio de Economía como al Ministerio de Hacienda, la AIReF considera como solución práctica la firma de un convenio entre las tres partes implicadas, al estilo de las mejores prácticas existentes en los países de nuestro entorno».

El Ministerio de Hacienda ha remitido también otra carta a la AIReF en la misma línea de rechazo en cuanto a la firma de un convenio, aunque en tono menos abrupto que Balsa y asegurando que hace suyas otras recomendaciones del organismo sobre mayor transparencia.

La directora de gabinete de Calviño califica también de «no procedente» otra petición de este organismo guardián de la calidad de las cuentas públicas sobre una  […]

Leer completo en EL MUNDO

Un artículo de Carlos Segovia en EL MUNDO el  11 de marzo de 2019.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.