Un artículo de Daniel Viaña (EL MUNDO, 4/2/2019)

Crónica de una semana en la que nadie se creyó los Presupuestos de Pedro Sánchez

La dureza y las tajantes conclusiones del gobernador del Banco de España sorprendieron incluso a la oposición. Es cierto que Pablo Hernández de Cos ha cambiado de manera sustancial el tono respecto a sus antecesores pero, aun así, los integrantes de la Comisión de Presupuestos del Congreso de los Diputados no podían negar un asombro que, poco a poco, dio paso a un cierto regodeo ante las conclusiones expuestas por el máximo responsable del regulador: «Los ha desmontando totalmente, totalmente», apuntaba un integrante de la comisión.

Y aquello sólo fue el principio. A lo largo de la semana que ayer acabó, las críticas, advertencias y correcciones al Proyecto de Presupuestos Generales del Estado de Pedro Sánchez se fueron sucediendo. Llegaron desde Bruselas, de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), de estudios de economistas y, por supuesto, desde de la oposición. Una unanimidad pocas veces observada entre tan diversos actores y que dejó claro que nadie se cree las cuentas de Gobierno.

Uno de los momentos que mejor explican la compleja semana fueron las poco más de 12 horas que transcurrieron desde la señalada intervención de Hernández de Cos, hasta que acabó la comparecencia del presidente de la AIReF, José Luis Escrivá. En ese limitado margen de tiempo, el Banco de España aseguró que el Gobierno no cumplirá el objetivo de déficit y que los ingresos estimados son totalmente ficticios, conclusiones muy similares a las que expuso Escrivá.

Pero además, entre ambas intervenciones, la Comisión Europea remitió una carta a las ministras de Economía, Nadia Calviño, y a la de Hacienda, María Jesús Montero, exponiendo que existe un «riesgo de no cumplimiento» de las reglas fiscales en los Presupuestos y que no hay «diferencias significativas» respecto a la información remitida anteriormente y que ya fue criticada por parte de Bruselas. De esta manera, tres de las principales referencias en el control fiscal, macroeconómico y presupuestario dejaban meridianamente claro y casi al mismo tiempo que no se creen la ingeniería de Sánchez.

Apenas un día después, la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas) publicó en sus cuadernos de economía un artículo de Santiago Lago Peñas. Su título era Ajuste fiscal: se mantiene la incertidumbre. El texto del catedrático en economía aplicada puso de manifiesto, por enésima vez, que el objetivo de déficit es inviable y apuntó que las cifras de ingresos estimados «son muy elevadas atendiendo a la experiencia y los estudios disponibles».

Todavía quedó tiempo en la semana para que la oposición incidiese en el truco del IVA, por el que el Gobierno quiere contabilizar 13 meses del pago de este impuesto por parte de las grandes empresas para tratar de  […]

Leer completo en EL MUNDO

Un artículo de Daniel Viaña en EL MUNDO el 4 de febrero de 2019.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.