Un artículo de Doménico Chiappe (El País, 14/10/2017)

El artificio del relato catalán

Sostenidos en el manejo del lenguaje, existen varios artificios en el relato que aborda la situación de Cataluña dentro del Estado español y que construyen una realidad que alienta el separatismo. Con el intencionado orden de las palabras y la fuerza de la repetición, se ha logrado calar en el discurso colectivo para imponer el mensaje nacionalista, sutil en su planteamiento y radical en su desenlace. Como si se narrara un cuento, cinco de las principales estrategias utilizadas han sido:

En primer lugar, la creación de dos sujetos iguales y confrontados. En el inicio del relato aparecen dos entidades, “Cataluña y España”, lo que enfatiza que el primero no forma parte del segundo, es decir, son entidades semejantes. Convertido en axioma, logra el aspecto identitario y diferenciador del nacionalismo. Acuñan así un “nosotros” y un “ellos” con el que pugnar. También logra erigir a “Cataluña” como una entidad unida, a pesar de que existe una importante polarización social, lo que permite que se acalle y omita de la narración a la mitad de catalanes. Otro imaginario calaría si los sujetos de las oraciones fueran “Cataluña y el resto de España”, pues se integraría la autonomía y la nivelaría con las otras.

Segundo, la restricción espacial. En el relato actual, se habla del “asunto catalán”, con lo que el marco de acción se reduce a Cataluña. Con esta circunscripción se logra excluir del debate y entendimiento al resto de ciudadanos del Estado español y prolonga el desinterés por lo que allí suceda. El alejamiento asienta la pretensión de que la decisión de independencia concierne únicamente a las instituciones catalanas.

Dos protagonistas y muchos secundarios, en tercer lugar. Dentro de esta lógica dicotómica y excluyente, se repite que el conflicto del relato recae en dos actores, la Generalitat y el Ejecutivo (aunque antagónicos, ambos acorralados por la corrupción dentro de sus filas) y se insiste en un “diálogo” a dos bandas. Este guión relega a las Cámaras y le salva de tomar responsabilidades. Sería un relato distinto si el Legislativo (que, por ley, deben autorizar cualquier acuerdo y someterlo a las urnas) asumiera su obligación y legislara —incluso modificara la Constitución— para acordar una solución duradera, desde esa tribuna democrática donde están representados Cataluña y el resto de España con equidad. No sólo el presidente de Gobierno ha elevado el […]

[Leer completo en El País]

Un artículo de Doménico Chiappe, publicado en El País el 14 de octubre de 2017.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *