Una entrevista de Emilia Landaluce (EL MUNDO, 8/10/2019)

Elvira Roca Barea, contra las élites: «Los privilegiados nunca pagan el pato»

La publicación de Imperiofobia y Leyenda Negra (Editorial Siruela) supuso una inyección de moral para cientos de miles de españoles en 2016. Ahora, tras vender 24 ediciones de aquel ensayo, María Elvira Roca Barea (El Borge, Málaga, 1966), publica su nuevo libro, Fracasología. España y sus élites: de los afrancesados a nuestros días, ganador del Premio Espasa. En él apunta a los responsables de que la Leyenda Negra y ciertos tópicos oscurantistas sobre España se hayan impuesto en el discurso cultural oficialista.

Un solo ejemplo: las diferencias entre los entierros de Lope de Vega (1635) y Molière (1673). Mientras que el cortejo fúnebre del dramaturgo español, pagado por el duque de Sessa, recorrió las calles de Madrid, el francés fue enterrado extramuros en Saint Joseph sin pompa ni solemnidad. «El Siglo de Oro español tiene que ver mucho con el extraordinario prestigio que tenía la gente del mundo de la cultura y de las letras», dice la historiadora. «Paradójicamente aquella cosa libérrima, la sátira, está al mismo tiempo asociada con la idea de que aquel era un mundo oscuro, tenebroso, dominado por la Inquisición. Y no casan las dos cosas. Es como una esquizofrenia: ¿cómo pudo existir esto al lado de lo otro? No tiene sentido».

El subtítulo del libro es ‘España y sus élites: de los afrancesados a nuestros días’. Al hablar de «élite» no se refiere a personas con dinero…
Es que las élites de un país no son solamente el sector de la sociedad que es influyente económicamente. También son élites los sectores que tienen capacidad de influir en la sociedad y que contribuyen a la creación de opinión pública.
Los franceses hicieron de su cultura una industria nacional. ¿Por qué en España no sucede lo mismo?
Porque, simple y llanamente, durante el siglo XVIII, que es cuando se afianza este proceso en Francia, España es un país que se está afrancesando. El corte se produjo no sólo por el cambio de dinastía de los Austrias a los Borbones, sino que viene a ser la sustitución de una dinastía por otra que había sido su mayor enemiga, y que había provisto el mayor argumentario de la Leyenda Negra. Y, claro, no iban a desdecirse a partir de ese momento…
Todo comienza con la muerte de Carlos II, mal llamado ‘El Hechizado’…
Es que eso también era parte de la propaganda francesa. Querían hacer creer que el de los Austrias era un mundo decadente, putrefacto. Eso se personaliza en ese hombre que, efectivamente, tenía muchísimos problemas de salud y que fue una criatura con una vida muy difícil… Pero, por otro lado, no se nos cuenta cómo este rey y sus ministros, como el conde de Oropesa, lograron resolver problemas muy serios.
Porque el heredero no era Felipe V…
Sí, hubo un heredero, José Fernando de Baviera, que murió con siete años. En España no había entonces muchos partidarios del heredero francés, como dice una carta del Embajador Harcourt a Luis XIV. Pero este embajador hizo una gran labor de propaganda. Y también a base de sobornos, por supuesto.
España no exportó la Ilustración francesa, sino los argumentos antiespañoles de la Ilustración francesa…
Claro. España llevaba su propio camino hacia la Ilustración, como cada país llevaba el suyo, con su propio estilo y sus propias características. El problema se produjo cuando se injertó en Madrid, no la Ilustración, sino la Ilustración francesa, y provocó aquel corte contra natura con todo lo que había sido el periodo anterior. Entonces sí se produjo esa sensación de vacío, que lógicamente se tiene que producir cuando durante décadas, más de un siglo, no se escribió historia del periodo Habsburgo.
La ‘fracasología’ no es sólo propia de España, sino que también ha afectado a todos los estados surgidos de la independencia americana…
Claro, tengamos en cuenta que este proceso de autorrechazo tiene lugar durante el siglo XVIII: el Imperio todavía existe y afecta a todas sus élites, a un lado del mar y al otro también. Es lógico, por lo tanto, que se absorba ese argumentario de la Leyenda Negra con el que venía el nuevo aparato de poder que se asienta en Madrid. El Imperio, en cualquier caso, no iba a durar ya mucho tiempo más y se hubiera desmembrado igualmente bajo el gobierno de un Habsburgo…
Muchos indios lucharon contra las élites criollas a favor de la Corona…
Cuando te enteras, por ejemplo, de que en la batalla de Ayacucho prácticamente no lucha nadie que haya nacido en España, te das cuenta de que lo que se produjo es un periodo de extraordinaria conflictividad, en la forma de guerras civiles feudalizantes. De hecho, una gran cantidad de […]

Leer completo en EL MUNDO

Una entrevista de Emilia Landaluce publicado en EL MUNDO el 8 de octubre de 2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.