Un artículo de Federico Jiménez Losantos (EL MUNDO, 31/5/2019)

Las actas de la traición

No hay un caso documentado de traición a España en los últimos dos siglos como el de las actas de la rendición del Gobierno de Zapatero a la ETA. Fernando VII y Carlos IV compitieron en vileza ante Napoleón y le entregaron la Corona de España para que el genocida corso la pasara a su hermano José. Pero cabía en 1808 la justificación de que el territorio peninsular estaba ocupado por el primer ejército del mundo. En 2004, cuando Zapatero acomete la destrucción del régimen del 78 y la forja de un Frente Popular Separatista para el que resucita a la ETA y proscribe al PP, representante entonces de la media España de derechas, mediante el Pacto del Tinell, ni España estaba ocupada militarmente ni la ETA era más fuerte que la policía, la Guardia Civil y el Estado de Derecho. Estaba hecha trizas y, en todo caso, el Gobierno del PSOE no tenía derecho a traicionar a las víctimas del terror y engañar a la nación para convertir a la banda en socio político. Lo hizo. Bildu votó a Sánchez.

Rajoy siguió al pie de la letra el pacto con la ETA, que conocía y en el que no participó directamente, pero nunca denunció, porque, sencillamente, la clase política compró su seguridad física a cambio de entregar a unos asesinos la soberanía nacional y la libertad de los españoles. También su seguridad. Hemos visto en estas elecciones cómo sobrevive el […]

Leer completo en EL MUNDO

Un artículo de Federico Jiménez Losantos en EL MUNDO el 31 de mayo de 2019.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.