Un artículo de P. Cerezal (EXPANSIÓN, 19/05/2020)

Los españoles suspenden la gestión del Gobierno

La crisis sanitaria desatada por el coronavirus no ha afectado por igual a todos los países, al contrario: España es el que tiene más fallecidos por habitante. Y tampoco la crisis económica afecta por igual, ya que España es uno de los países desarrollados donde más se ha notado el frenazo económico en los últimos meses y que más tardará en volver a las cifras de PIB y empleo del año pasado. Y por eso, también es comprensible que los ciudadanos suspendan la actuación del Gobierno.

Según el barómetro, el Ejecutivo sólo le inspira confianza al 34% de los encuestados, por detrás de los alcaldes (39%) y las comunidades autónomas (45%). “Hay un motivo por el que los ciudadanos desconfían del gobierno español y del francés, algo que no pasa en Alemania, Reino Unido, Estados Unidos o Italia, a pesar de los fallos que ha habido”, explica Pierre Giacometti. “Francia y España tienen el mismo problema de imagen de gestión de crisis por falta de reacción, de transparencia y de adecuación del estado a la crisis sanitaria, como ponen de manifiesto la actuación tardía para mantener el 8M o las elecciones municipales en Francia.

Además, ha habido muchos cambios de criterio, como es el asunto de las mascarillas”. Es decir, que España no sólo retrasó el inicio el control de la pandemia para mantener las celebraciones del 8 de marzo, a las que varios ministros llamaron a acudir, lo que obligó a mantener otro tipo de eventos, sino que el Gobierno también mantuvo una política errática, desaconsejando medidas de prevención que después pensó que podían ser convenientes o, incluso, obligatorias como es el caso de las mascarillas.

Hay que recordar que durante el llamado escenario de contención el Ejecutivo de Pedro Sánchez tomó varias decisiones que hicieron que el virus se descontrolara, como recomendar hacer vida normal a aquellas personas que vinieran de países afectados y que no presentaran síntomas o no pedir el aislamiento de los familiares de los contagiados, además de retrasar durante diez días las medidas que reclamaban otros organismos, como la Comunidad de Madrid. Aunque Reino Unido, Estados Unidos e Italia también tuvieron problemas al […]

Leer completo en ECONOMISTAS.es

Un artículo de P. Cerezal publicado en EXPANSIÓN el 19 de mayo de 2020

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.